Oración para el día Sábado

Señor, hoy amanezco delante de ti, dándote las gracias por este nuevo y maravilloso día que comienza. Hoy me despierto con la alegría de saber que cuidaste mi sueño, y que tienes preparado un lindo y asombroso día para mí. Te doy las gracias por mantenerme con vida y poder disfrutar de la belleza de un día nuevo, porque sé que de tu mano, solo cosas bellas llegan a mi vida.

Padre Santo, hoy te siento más cerca que nunca,  siento tu santa presencia, y por eso me siento bendecido, estoy seguro que serás tú el que guíe mis pasos hoy. Sé que despejarás los caminos a donde vaya, abrirás las puertas de la prosperidad en mi vida y alejarás todas las cosas y personas que quieran hacerme daño o que quieran verme mal.

Señor, en esta mañana, te pido que seas tú el dueño de mi boca, para que no pueda mentir nunca, que seas tú el dueño de mis oídos para que pueda escuchar solo lo bueno para mi ser, y deje a un lado lo malo y lo que no me conviene, que seas tú, el dueño de mis ojos, para de esta manera poder ver las maravillas que este mundo tiene para mí, que seas tú, el dueño de mis manos, para que solo pueda hacer obras buenas y correctas, para el bien mío y el de los demás, que seas tú, el dueño de mis pies, para que siempre me guíes por el camino del bien, pero sobre todo, quiero que seas tú, el dueño de mi corazón, para de esta manera poner mi vida en tus manos y poder amar a los demás, como tú nos amas.

Mi buen Dios, también quiero darte gracias, por mi familia, por mi pareja, por mis hijos, por mis padres y por mis hermanos, quiero que en este día, también los colmes de tus bendiciones, pues así como yo, ellos también tienen carencias y necesidad de tu amor y de tu compasión.

Padre bueno, hoy también quiero entregarte mi mente, pues hoy deseo que desaparezcan de mi vida, todo pensamiento de odio, envidia, rencor, resentimiento, lujuria, pereza, gula, ira, avaricia y soberbia.

Haz Señor, que en este día, lleguen a mi cabeza solo pensamientos de amor, de paz, amistad, compasión, caridad, optimismo y reconciliación, para que pueda actuar según tus santos designios.

Mi Dios y Padre Creador, desde este momento, te doy gracias por escuchar mis palabras y por estar siempre a mi lado, ayudándome y alentándome para comenzar este nuevo amanecer, Bendíceme siempre Señor.

Amén

Con Vida Feliz  te agradece por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si te gusta cuanto aqui publicamos, por favor comparte con tus amigos y familiares. Tu apoyo a nuestro esfuerzo es muy importante y apreciado.

COMENTARIOS